miércoles , 24 octubre 2018
Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » nuevos » La ruta de los Tetra Cardenal (Paracheirodon axelrodi)
La ruta de los Tetra Cardenal (Paracheirodon axelrodi)

La ruta de los Tetra Cardenal (Paracheirodon axelrodi)

Foto 1

 

Uno de los peces de acuario que más páginas ocupó en los libros del hobby junto a los Discus y Scalares son los tetra cardenal. Más precisamente los Paracheirodon axelrodi.

A estos carácidos podríamos ubicarlos como los más demandados de los tetras, su inconfundible contraste de color y su belleza los hace únicos y aunque hay varios tetras parecidos como son el Paracheirodon (ex hyperssobrycon) inessi o el P. simulans, no poseen la elegancia del Rey de los tetras.

Es tal la importancia de este carácido que familias enteras viven de su captura superando a otras especies en lo que número de individuos respecta, he visto lo que los nativos llaman “viveiros” a lo largo de los  ríos con millares de estos peces separados por tamaño como así también las típicas cajas de plástico con cientos en cada una ocupando barcas enteras.

En los centros de acopio dónde llegan todos los peces y se les realiza la cuarentena antes de ser exportados siempre son los que ocupan más metros cuadrados en sus piletones y tienen un sector destinados a ellos. Sin duda este es el pez que más se extrae del  río amazonas.

 

Biología del Paracheirodon axelrodi

Foto 2

 

Probablemente el pez más identificado con aguas muy ácidas, blandas y negras este tetra perteneciente a la clase Actinopterygii, Orden Characiformes y familia Characidae, se encuentra en la cuenca Amazónica desde sur de Venezuela hasta Colombia, también en la cuenca del Río Negro en Brasil, posee unos colores mundialmente reconocidos divido a lo largo del pez en tres bandas diferentes, primero con un rojo intenso en la parte inferior del cuerpo desde debajo del ojo hasta el pendúnculo caudal que ocupa la mitad del pez en forma longitudinal. Luego cruzándolo paralelamente a su parte roja desde el ojo inclusive hasta el nacimiento de la aleta adiposa tiene una banda iridiscente azul o verde dependiendo de cómo le incida la luz y por último la tira superior q pasa por el lomo de un color grisáceo-marrón con algunas iridiscencias del mismo tono.

Es un pez gregario que en la naturaleza se lo ve siempre en un mínimo de siete u ocho individuos siempre buscando zonas más oscuras de ser posible con un lecho de hojas las cuales resaltan sus intensos colores. Es una especie inter específica pacífica, he visto muchos tetras de diferentes especies entre los cardenales sin ninguna señal de incomodidad como por ejemplo Pistrella Sp, Nannostomus sp (varias especies), Hemigramus sp, Hyphessobrycon heterorhabdus  entre otros, formando cardúmenes.

Los machos son más chicos que las hembras y mas estilizados, en cambio, las hembras poseen una mayor robustez y vientre mas redondeado.

Algo importante que pude observar en pleno biotopo es que por la noche cuando duermen lo hacen escondidos detrás de alguna hoja o rama pero solos, para luego cuando llega la luz del día volver a unirse en cardumen. También sus colores en esos momentos están “apagados” pareciendo descoloridos, pálidos aunque con la llegada del día recobran su intensidad en la coloración.

En cuanto a su alimentación es un pez que si bien es omnívoro su principal alimento consiste en pequeños  crustáceos y larvas de insectos que se encuentran entre la gran cantidad de hojas y ramas que se encuentran en el lecho de su hábitat.

 

 

La historia de Paracheirodon axelrodi:

Pocos peces tan importantes para la acuariofília tienen una historia bastante particular como la del Tetra cardenal que podría contarla pero así la escribió alguna vez Heiko Bleher  que aunque incluye la historia del Tetra Neon (Paracheirodon innesi)  también está la del Cardenal y al estar relacionadas  me gustaría que la lean tal cual la escribió él, que es palabra autorizada en esta materia:

“En 1934, el francés August Rabaut, al estar cazando caimanes y mariposas en la selva del Amazonas cerca del poblado brasileño de Tabatinga, descubrió y recolectó un pez pequeño cuya coloración se asemejaba a las bellas e iridiscentes mariposas Morpho. La parte posterior de su cuerpo era de un rojo carmín brillante y el efecto total de sus colores hacía pensar en la luz de neón. Rabaut trajo de vuelta a Francia unos cuantos de esos seres vivos – uno de los eventos más notables en la historia del acuarismo.

 

El tetra neón

En París, los pequeños peces neones eran toda una sensación y pronto estaban otra vez de viaje. Pasaron de las manos de J. S. Neel de la compañía Lepant a las del señor Griem, del Acuario Hamburgo en Alemania, quien en ese momento había recibido un húesped de Estados Unidos, Fred Cochu. Fred logró robar 6 especímenes vivos y los llevó de vuelta a América en el vuelo 144 (y último) de la aeronave Hindenburg (su siguiente vuelo terminó en la catástrofe de Lakehurst, cuando el Hindenburg explotó y la mayoría de sus pasajeros perdieron la vida). Aunque Fred llegó a su destino sin incidente alguno, sólo uno de sus neones sobrevivió al viaje. Se le puso como nombre “Lucky Lindy”. tal como Charles Lindberg, fue el primero de su especie en cruzar el Atlántico.
Los neones muertos fueron dados al internacionalmente famoso editor Williams T. Innes en Philadelphia, quien a su vez pasó algunos de estos peces al ictiólogo George S. Myers, quien había estudiado con el famosos Carl Eigenmann y ya era una autoridad reconocida en peces, anfibios y reptiles. El 3 de julio de 1936, Myers publicó la descripción original de esta especie en el “Debates de la Sociedad Biológica de Washington” bajo el nombre de Hyphessobrycon innesi, de ésta manera haciendo honor a un hombre que pudo no haber tenido nada que ver con el descubrimiento del pez, pero sin embargo se merece nuestro agradecimiento por sus servicios al pasatiempo del acuarismo.
Para ese entonces, Rabaut se había dado cuenta que se había topado con algo valioso, y en 1936 regresó a Brasil con el fin de recolectar tetras neones de forma comercial. Tomó su cargamento, el primer embarque de unos 4.000 especímenes a Nueva York. Williams Innes había recomendado a Fred Cochu del Acuario Paramount y ambos fueron a recibir a Rabaut a su llegada. Esto representó una nota sensacional para la revista de Innes, y Cochu quería los neones. El ofreció $4.000 dólares por los peces – una suma increiblemente alta para esos tiempos. Los primeros neones se pusieron a la venta en el mercado a $10 dólares cada uno, y todos se vendieron. Le tomó a Fred una semana para reunir el dinero y así poderle pagar a Rabaut a tiempo, y entonces hizo un contrato con él para recolectar estos peces para el Acuario Paramount. Fred pensaba que sólo Rabaut conocía la fuente original de los neones y no estaba dispuesto a revelarlo. Pero en Alemania también la “fiebre del oro” de los neones estaba en marcha, y un equipo del Acuario de Hamburgo, incluyendo a Hans Pietch y a W. Praetorius, iba ya en camino a Benjamín Constant (Tabatinga). Rabaut iba ya de regreso a Nueva York con el segundo gran cargamento de neones cuando paró en la capital del Amazonas para pasar la noche. Los alemanes, al anclar cerca del barco de Rabaut, divisaron los frascos con los neones y tiraron todos los peces por la borda. De esta manera, el Acuario Hamburgo consiguió ventaja en la carrera de recolección de neones. Rabaut tenía que regresar y capturar todo de nuevo….
A estas alturas, Innes y Myers citaban a la fuente del tetra neón como “probablemente cerca de Iquitos”, mientras que otros decían que era Tabatinga. Sin embargo, actualmente se sabe que la especie tiene requerimientos especiales de un biotopo. La especie es encontrada principalmente en Perú, en las llamadas quebradas, pequeños arrollos de agua clara con un significante componente de agua oscura, en donde el pH varía entre 5 y 6 y la temperatura de 24 hasta 29º C y la dureza total es menor a 1º dGH. Su distribución natural está limitada a la parte alta del Amazonas, la parte baja y media del Uyacali cerca de Iquitos (Río Nanay, Río Maniquí) y cerca de Sao Paulo de Olivenca, en Brasil, también es sabido de encontrarse en el Río Putumayo y otras partes.

 

El tetra cardenal

Así como el tetra neón fue una sensación antes de la Segunda Guerra Mundial, de la misma manera el cardenal fue una novedad en la post-guerra. Alrededor del año 1950 se rumoreaba que un nuevo “neón” había sido descubierto en la cuenca del Amazonas. Harald Sioli, el pionero de la investigación en limnología del Amazonas, fue el primer hombre blanco en ver los peces, mientras trabajaba en la parte alta del Río Negro en septiembre de 1952, pero pensó que estaba lidiando con el tetra neón. Un piloto de la línea aérea Panair do Brasil, el capitán Malm, quien también era un aficionado a los peces, se enteró de esto y hacia el año 1952 comisionó a algunos indios para que le recolectaran a los primeros cardenales vivos.
Estos fueron un éxito con los acuaristas en Sao Paulo, así que el capitán Malm organizó colectas posteriores de cardinais (así los llaman los brasileños hoy en día) cada vez que tenía oportunidad durante sus vuelos en DC-3 sobre la selva. Hacia finales de 1953, Amanda Bleher vio algunos de estos “neones rojos”(como se les conoce en Alemania) en Sao Paulo durante su intrépida expedición por América del Sur en busca de discos, y compró algunos especímenes, los primeros cardenales en ser exportados.
El vuelo a Alemania en marzo de 1954 duró 37 horas y desafortunadamente todos los peces llegaron muertos. Y otros, que ella más tarde transportó en botes especiales para peces, murieron en un trágico accidente de autobús que eliminó su colección entera de nuevos peces, plantas, insectos y reptiles.
Esta joya de pez aparentemente llegó a ser notado por la gente de Estados Unidos en 1955, cuando la nueva especie era simultánea e independientemente descrita por prominentes ictiólogos americanos en dos distintas publicaciones – por una parte L. P. Schultz del Instituto Smithsonian, y por la otra, Geroge S. Myers y Stanley Weitzman de la Universidad de Stanford. Esto significa que dos nombres científicos fueron publicados, Hyphessobrycon cardinalis y Cheirodon axelrodi, reflejando las opiniones de los dos grupos de autores con respecto a su coloración genérica. Esto condujo a un desafortunado debate, que eventualmente se dio a favor de Schultz, y de esta manera el cardenal (así como el neón) fue nombrado en honor a un hombre que no tuvo nada que ver con su descubrimiento.
El recién descubierto cardenal era aun más colorido que su primo el neón, ya que su coloración roja se extendía por casi todo el largo de la mitad inferior de su cuerpo. Pero las colectas en forma comercial y su exportación no comenzaron sino hasta finales de los años 50. Esto sucedió cuando el colector de animales austríaco Hans Willy Schwatrz (quien recientemente había ayudado a Walt Disney con su película sobre la pantera negra) se dió cuenta del gran potencial de este pez, al venderle los primeros 10.000 cardenales a $5 dólares a un chino llamado Chung que vivía en Georgetown, Guyana en el año 1959. En 10 años, el cardenal se convirtió en el pez de acuario más popular, y hoy en día, a un poco más de 50 años de su descubrimiento, sigue siendo el número uno, el pez de acuario más vendido en todo el mundo.

 

 

Biotopo: No siempre es agua negra.

He tenido la suerte de apreciar este carácido en dos tipos de biotopos con muchas características en común pero bien diferenciados entre ambos.

Es normal asociar al Tetra cardenal con aguas negras, si bien es su principal biotopo,  también los encontramos en “Morichales” dentro de la cuenca del Amazonas y la del Orinoco, estos son pequeños riachos y lagunas que corren entre la selva con agua totalmente cristalina, algunos de ellos con corriente intensa, mientras que otros con escasa corriente. Estos “morichales” llamados así por la palma del Moriche que crece en lugares muy húmedos pasando parte del año sumergida o semi sumergida  y la otra parte del año, es decir en el período seco que va desde Noviembre a Marzo  esta palma tiene su base prácticamente mojada o muy húmeda.

En ambos casos los parámetros del agua son parecidos y aquí les dejo los mismos de cuatro fotografías de lugares donde pescamos Tetra Cardenales (incluyendo el P. simulans):

Rio negro en el Igarapé Demini (Brasil): PH 5,20; Conductividad 6us;  temperatura del Agua 29,5C°; Agua extremadamente negra.

Rio negro en el Igarapé Demini (Brasil): PH 5,20; Conductividad 6us; temperatura del Agua 29,5C°; Agua extremadamente negra.

 

 

Morichal en Venezuela cuenca del Orinoco agua cristalina (Venezuela): PH 4,35; Temperatura del agua al medio día 26,1C°; Conductividad 6us; Agua totalmente cristalina. Aquí los pude filmar entre varios otros peces.

Morichal en Venezuela cuenca del Orinoco agua cristalina (Venezuela): PH 4,35; Temperatura del agua al medio día 26,1C°; Conductividad 6us; Agua totalmente cristalina. Aquí los pude filmar entre varios otros peces.

 

Río Atabapo en bosque inundado (Venezuela): PH 3,48;  Conductividad 6us. ; Temperatura del agua al medio día 29,7C°. Agua extremadamente ácida y negra.

Río Atabapo en bosque inundado (Venezuela): PH 3,48; Conductividad 6us. ; Temperatura del agua al medio día 29,7C°. Agua extremadamente ácida y negra.

 

Caño “Anapo “ un pequeño afluente del Orinoco (Colombia): PH 3,70 agua negra. Conductividad de 5us.

Caño “Anapo “ un pequeño afluente del Orinoco (Colombia): PH 3,70 agua negra. Conductividad de 5us.

 

 

Pesca del Cardenal:

 

“Cada año, más de 20 millones de cardenales son capturados durante la oficial y regulada temporada de colecta (agosto-abril) representando a más del 50% de las exportaciones de peces de Brasil.”  (Heiko Bleher).

Estas palabras de Heiko nos dicen lo importante que es este pez de acuario para aquellas familias autóctonas de las zonas de colecta y realmente es así porque casi todos los pescadores priorizan al Tetra cardenal y entre su pesca capturan otros peces requeridos por el mercado como son Pistrellas sp., diferentes tetras que comparten el biotopo como son los Hemigrammus bleheri (y las otras dos tambien Petitella georgiae y Hemigrammus rhodostomus), he visto dentro de las cajas con cardenales a Crenicara sp. que se encuentran entre los mismos cardenales cuando son capturados.

 

Método de Pesca:

Generalmente se hace un campamento en el medio de la selva en un lugar más descampado con costa para el arribo de las pequeñas embarcaciones como son las Voadeiras (Brasil) o Voladoras (Venezuela y Colombia) como también canoas o barcos más grandes que son varados en la arena ya que ni siquiera hace falta amarrarlos por la escasa corriente

 

Clásico campamento de peces ornamentales, obsérvese las cajas de apiladas que luego serán cargadas en las embarcaciones.

Clásico campamento de peces ornamentales, obsérvese las cajas de apiladas que luego serán cargadas en las embarcaciones.

 

Este lugar se encuentra cerca de varios puntos de colecta que son remansos o pequeños arroyos ( igarapé en Brasil o “Cañito” en Venezuela o Colombia) donde los cardenales se encuentran. Estos campamentos llamados “Viveiros” reciben a los cardenales y los colocan en “jaulas “ dentro del río para que circule el agua constantemente dentro de ellas, en donde permanecen los peces varios días hasta completar la cantidad necesaria que amerite traer la embarcación grande con los cajones de peces y comenzar la carga en ellos.

Aquí vemos el “viveiro” armado en la costa de los campamentos.

Aquí vemos el “viveiro” armado en la costa de los campamentos.

 

 

Los cardenales son capturados con una particular red llamada “napa” por los nativos que consiste en un aro ovalado y amplio con un agarre muy particular en forma de “T” para poder maniobrarla con una mano y con la otra con el remo en mano ahuyentar al cardumen hacia la red.

La red especial de captura de Cardenales

La red especial de captura de Cardenales

 

Generalmente el pez se encuentra en grandes cardúmenes pero entre ellos hay diferentes tetras entremezclados que también son capturados (tetra belga, Pistrellas sp. , varios diferentes  Nannostomus sp.  en Orinoco  Atabapo) . En El Río negro los pescaban con los peces hacha (Carnegiella marthae) algunos Nannostomus sp y también algunos pequeños cíclidos como algunos Crenicara sp, apistos o Crenicichla enanos. Siempre el viaje de pesca de cardenales comienza bien temprano a la mañana ya que los cardúmenes se encuentran unidos, ya por la noche los peces duermen separados y escondidos como también pierden el color y es difícil poder distinguirlos de los otros tetras.

 

Carnegiella marthae en una de las cajas entremezcladas con Cardenales. Río Demini afluente del Río Negro, Brasil.

Carnegiella marthae en una de las cajas entremezcladas con Cardenales. Río Demini afluente del Río Negro, Brasil.

 

 

Una vez recolectados, las cajas son revisadas varias veces y junto al rio se van sacando los tetras o pequeños peces que no son cardenales, la mayoría son arrojados nuevamente al Río dejándolos en libertad pero algunas otras especies requeridas por el mercado de la acuariofilia son colocadas aparte (Crenicara sp., Peces hacha Gasteropelécidos sp, diferentes tetras, etc  ) que junto a los cardenales luego son cargados en las clásicas cajas de transporte para llevarlos a los acopiadores en las barcazas. A veces los propios piabieros en el campamento se encargan de separar los Cardenales por tamaño usando un tamiz de madera y en ocasiones en forma de red, sea de una u otra forma los cardenales se separan x el tamaño llamándose “jumbo” a los de mayor tamaño. Otras veces esa división de tamaño se hace en el acopiador. También desde el momento que son puestos en las cajas transportadoras usan un medicamento para prevenir enfermedades derivadas del estrés y utilizado como tranquilizante para los peces. Los pescadores siempre cuentan los peces ya que ellos cobran por cada pez, recibiendo una pequeña suma de dinero cada 100 cardenales, equivalente a 2 dólares estadounidenses cada 100 peces aproximadamente.

El acopiador luego de tenerlos en cuarentena por unas 4 semanas se encargará de transportarlos en avión a la capital del país en conexión con las capitales del mundo buscando el destino final en cualquier parte del globo.

 

Barcaza en Barcelos que transporta peces ornamentales, estas estaban repletas de Tetras Cardenales

Barcaza en Barcelos que transporta peces ornamentales, estas estaban repletas de Tetras Cardenales

 

 

Algunas imágenes de los acopiadores:

En esta oportunidad visitamos “Turkys” uno de los acopiadores más importantes en Manaos, Capital del Amazonas brasilero, este lugar es el encargado de la cuarentena realizada aquí en piletas de jardín para los Cardenales exclusivamente ya que el ingreso principal de dinero es gracias a este pez. También se usan piletas de material con azulejos blancos para los Discus y otros peces como escalares, plecos y pirañas.

Los cardenales que ya fueron capturados son embarcados en estas cajas con my poco agua evitando así que desborden ante cualquier mal movimiento de la embarcación, Con el movimiento de la barcaza se mantiene oxigenada el agua, además las esposas o niños de los pescadores les van haciendo cambios de agua en el camino quitando aquellos peces muertos.

Los cardenales que ya fueron capturados son embarcados en estas cajas con my poco agua evitando así que desborden ante cualquier mal movimiento de la embarcación, Con el movimiento de la barcaza se mantiene oxigenada el agua, además las esposas o niños de los pescadores les van haciendo cambios de agua en el camino quitando aquellos peces muertos.

 

El detalle de estas cajas repletas de Cardenales

El detalle de estas cajas repletas de Cardenales

 

Pudimos apreciar que luego de varios controles realizados por los piabeiros (pescadores en el río) todavía algún polizón queda entre los cardenales aquí un Crenicara sp.

Pudimos apreciar que luego de varios controles realizados por los piabeiros (pescadores en el río) todavía algún polizón queda entre los cardenales aquí un Crenicara sp.

 

Las decenas de cajas apiladas con los cardenales dentro.

Las decenas de cajas apiladas con los cardenales dentro.

 

Justo en el cambio de agua, al llegar a puerto de Manaos antes de ser transportados hacia el acopiador para su cuarentena al mismo tiempo van sacando peces muertos o muy débiles.

Justo en el cambio de agua, al llegar a puerto de Manaos antes de ser transportados hacia el acopiador para su cuarentena al mismo tiempo van sacando peces muertos o muy débiles.

 

Una vez llegados al acopiador son colocados en enormes piletas de lona (en este caso) o piletones en el piso como vimos en Inírida, Colombia.

Una vez llegados al acopiador son colocados en enormes piletas de lona (en este caso) o piletones en el piso como vimos en Inírida, Colombia.

 

Otra vista de estas piletas de lona repletas de Cardenales. Obsérvese que están protegidas bajo techo evitando así cambios bruscos de temperatura y PH (por el sol y las lluvias)

Otra vista de estas piletas de lona repletas de Cardenales. Obsérvese que están protegidas bajo techo evitando así cambios bruscos de temperatura y PH (por el sol y las lluvias)

 

Vista de la “oficina “  de Turkys, un trabajo al aire libre. Algunas cajas con peces más delicados detrás nuestro.

Vista de la “oficina “ de Turkys, un trabajo al aire libre. Algunas cajas con peces más delicados detrás nuestro.

 

Un acopiador en puerto Inírida, llamado “Los Pozos”.  Detalle de la concentración de cardenales.

Un acopiador en puerto Inírida, llamado “Los Pozos”. Detalle de la concentración de cardenales.

 

 

En Puerto Inírida, Colombia al estar cerca de un rio de aguas negras, directamente se usan pozones en la misma tierra desviando un pequeño hilo de agua del río y lo hacen circular por los pozos que se encuentran comunicados. Observen en la fotografía como dentro del piletón repleto de Cardenales están separados los categoría “jumbo” que en el detalle se ve la cantidad que hay en esas redes.

El acopiador  “ Los Pozos”, Aquí podemos ver varias de las piletas artesanales sobre el suelo utilizando una pequeña corriente de agua del Río.

El acopiador “ Los Pozos”, Aquí podemos ver varias de las piletas artesanales sobre el suelo utilizando una pequeña corriente de agua del Río.

 

 

Una vez que los Cardenales están acopiados por unos días ya aclimatados y alimentados con comida artificial son recapturados y embalados para ser transportados a la ciudad de conexión hacia el mundo, como por ejemplo de Puerto Inírida se los lleva a Bogotá o de Manaos se los lleva a Sao Paulo o Río, como también de Puerto Ayacucho a Caracas.

 Patio principal donde se hace el embolsado con oxígeno y se colocan en las cajas térmicas de telgopor. Obsérvese el tanque de gran tamaño de oxígeno acostado sobre el suelo para usarlo de manera más cómoda, es habitual sentarse sobre el tubo mientras se le carga el oxígeno (por eso esta desgastado por sentarse) .

Patio principal donde se hace el embolsado con oxígeno y se colocan en las cajas térmicas de telgopor. Obsérvese el tanque de gran tamaño de oxígeno acostado sobre el suelo para usarlo de manera más cómoda, es habitual sentarse sobre el tubo mientras se le carga el oxígeno (por eso esta desgastado por sentarse) .

 

Jaison “sentado” sobre el tubo de Oxígeno para el oxigenado de las bolsas de transporte de peces.

Jaison “sentado” sobre el tubo de Oxígeno para el oxigenado de las bolsas de transporte de peces.

 

Infinidad de especies que son trasladadas desde el amazonas a las ciudades, generalmente el Tetra Cardenal es el de mayor salida y gran parte del acopiador es dedicada a este maravilloso pez.

Infinidad de especies que son trasladadas desde el amazonas a las ciudades, generalmente el Tetra Cardenal es el de mayor salida y gran parte del acopiador es dedicada a este maravilloso pez.

 

Cajas preparadas para colocar los peces y ser enviadas vía aérea a las grandes ciudades.

Cajas preparadas para colocar los peces y ser enviadas vía aérea a las grandes ciudades.

 

 

Finalmente quiero agregar que la forma de embalarlos y transportarlos es bastante segura pero el camino de salida de su biotopo hasta llegar a nuestros acuarios es muy largo y lamentablemente se producen muchas bajas. En todas las ocasiones se usa un medicamento como preventivo para los peces embalados evitando así la proliferación de hongos por el estrés producido del propio viaje. Aunque una vez aclimatado este hermoso tetra llegara a ser un pez muy resistente y si le podemos brindar un agua acorde a sus necesidades nos mostrará su mejor versión, pero siempre pensando en hacerles una aclimatación acorde a las diferencias de parámetros en los cuales vamos a alojarlos ya que sin esa aclimatación su supervivencia en el acuario se verá afectada.

Hoy en día estos peces son reproducidos a gran escala, principalmente en Asia pero la gran mayoría para abastecer el gran mercado acuariófilo sigue proviniendo desde el (¿inagotable?) Amazonas.

 

 

Agradecimientos:

A mi familia que aguanta a este loco de los peces (con todo lo que eso significa), a Perico que me cubre en los viajes y a Alfredo que me acompaña siempre en estas expediciones x el mundo.

 

Bibliografía:

Bleher´s Discus volumen 1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top