martes , 11 diciembre 2018
Noticias Destacadas
Estás aquí: Inicio » Artículos » VENEZUELA: en busca del Pterophyllum altum
VENEZUELA: en busca del Pterophyllum altum

VENEZUELA: en busca del Pterophyllum altum

 

Que acuariófilo nunca pensó en la posibilidad de mantener un grupo de escalares Altum en un gran acuario y así poder disfrutar de la elegancia de este maravilloso pez. Nada nuevo vamos a decir si hablamos de la belleza del P. altum ni vamos a descubrir los ya conocidos parámetros de su biotopo.

Pero lo que no me esperaba de este viaje es la inaccesibilidad de su hábitat, algo realmente difícil  para un extranjero que raramente es visualizado por estos lados del amazonas venezolano.

Si queremos hablar de un pez de acuario que represente una zona específica del amazonas  ese es el escalar Altum del Orinoco, aunque pocos saben que el verdadero escalar del Orinoco habita en aguas  negras de los pequeños afluentes de este río llamados “Caños” y que sólo en temporada muy seca puede bajar al Cauce principal del Río Orinoco de aguas acidas pero turbias, pero lo más llamativo es que el Altum más buscado es del  Río Atabapo un río de aguas extremas, con parámetros prácticamente imposible de reproducir en acuario y no tan conocidos como los del Orinoco y que ya los expondremos.

En este artículo pretendo  revelar muchos elementos que pudimos recolectar en este viaje pudiendo así desenmascarar a un grande del acuariofilia mundial: el Pterophyllum altum.

 

Llegar a San Fernando de Atabapo, el primer escollo:

Este punto merece la pena aclararlo, llegar aquí no es como llegar a cualquier otro lado del amazonas  ya que es muy complicado conectar los vuelos y también trasladarse en el territorio de Venezuela siendo extranjero teniendo en cuenta que el Gobierno (año 2012) de Chavez les hace un control muy riguroso, siendo peligroso el manejo de moneda extranjera en este país.

Saliendo desde Buenos Aires tomamos un vuelo a las 4 AM llegando a Caracas a las diez de la mañana para esperar hasta las 15 horas en principio, aunque resultaron 2 horas más por retrasos para conectar a Puerto Ayacucho, capital del estado del Amazonas, ciudad de unos 40mil habitantes, llegando aproximadamente a las 18 horas y allí nos estaba esperando con su jeep el señor Virgilio el cual fue muy amable y nos ha ayudado muchísimo con sus gestiones en trámites de permisos de pesca, alojamiento y transporte.

Jeep de Virgilio

Jeep de Virgilio

 

Pero antes de llevarnos al Hotel de Puerto Ayacucho para descansar un poco y seguir camino al otro día, Virgilio nos llevaría a conocer algo maravilloso del lugar “los raudales de Atures y Maipures” unos rápidos rocosos, sobre el Río Orinoco, que son una barrera natural para muchos peces ya que es imposible subir por ellos por la gran corriente que estos tienen, nos decía Virgilio que en la temporada seca (Enero y Febrero) muchas veces se puede cruzar caminando a través de estos hacia el lado Colombiano. Estos rápidos están colmados de loricáridos como así también de algunos peces de consumo humano como el gran depredador  “la Payara” (Hydrolycus armatus). Estos Raudales tienen una extensión de unos 80 Km e impiden la navegación de cualquier embarcación por eso, este tramo del Orinoco, es de imposible navegación.

Raudales de Atures y Maipures , estos se extienden x 80 km, cortando la navegación por el Orinoco.

Raudales de Atures y Maipures , estos se extienden x 80 km, cortando la navegación por el Orinoco.

 

Luego de ver esta belleza natural fuimos al hotel a dejar el equipaje y a descansar pero antes nos vendría bien una cena.

Nos sorprendió que  en cuanto nos dirigíamos a cenar nos encontraríamos con una ciudad/pueblo casi desierta, controlada por los militares chavistas prohibiendo el movimiento de gente en la noche, es increíble ver como gente tan alegre como son los venezolanos verlos tan apagados, pero por suerte pudimos comer algo en la parte de la costanera (unas  2 o 3 cuadras) siendo un único pequeño puesto con unas sillas y mesas el lugar que estaba abierto. Habría ocupadas dos mesas mas y no con las caras más amables, todos mirándonos como si fuéramos tan valientes de estar allí cenando. Como era de esperar las patrullas militares pasaban constantemente por la zona eso creo que nos ayudó un poco con algunas caras raras que merodeaban. Luego allí en Puerto Ayacucho nos alojamos ya que el viaje todavía debería seguir….

 

A la mañana siguiente  más precisamente a las 5 AM,  nos esperaría un bus  para trasladarnos al puerto de Samariapo, puerto utilizado en Puerto Ayacucho para los viajes al Sur de  la Amazonia, este está situado a unos 80 kilometros de Puerto Ayacucho,  ya que los raudales de Atures y Maipures hacen que el puerto esté a esta distancia porque solo a partir de allí el Orinoco vuelve a ser navegable. Cabe destacar que este puerto en el período de extrema sequía que es Enero a Marzo se seca por completo teniendo que correrse unos kilómetros más adentro , como vemos todo es tan cambiante que está en constante movimiento siendo siempre dificultoso el traslado en épocas secas que es justamente cuando se pueden pescar los peces ornamentales!.

 

Desde aquí saldría una embarcación que transporta personas hasta San Fernando de Atabapo, un pueblo de unos 15mil habitantes, que hasta el año 1928 era la capital de la “provincia del amazonas” luego desplazada por la ya mencionada Puerto Ayacucho.

El bus que salía de Puerto Ayacucho y tendría que recorrer esos 80 kilómetros  para evitar los rápidos (raudales) antes pasaría por TRES controles militares y estos al ver que íbamos Alfredo y Yo, es decir que iban 2 extranjeros, profundizaban los controles revisando las maletas y controlando los documentos de ambos y del resto de los pasajeros que la mayoría eran comerciantes o miembros de las distintas comunidades aborígenes de la zona.

A nosotros ya nos habían recomendado esconder el dinero muy bien ya que si los militares encontraban dólares americanos iba a ser un problema muy grande pero gracias a Dios fuimos advertidos y cuando nos revisaron las maletas en el recorrido de este camino me di cuenta que nuestras valijas no eran una más y que se dedicaron más tiempo a revisarlas…

Esperando el bus que nos llevaría al Puerto

Esperando el bus que nos llevaría al Puerto

 

Luego de pasar estos tres controles, pasando por la entrada al tobogán de la selva, llamado así por ser un río que fluye por una corta distancia por un lecho de roca maciza provocando un tobogán natural que es muy utilizado por los jóvenes de la región, llegamos a Puerto Samariapo.

Aquí estaba el transporte que nos llevaría a San Fernando de Atabapo  , una lancha bimotor con 200hp cada uno, recorriendo en 3 horas rio arriba  la distancia de unos 200km y en 2 horas rio abajo, algo realmente rápido, más teniendo en cuenta que el Río Orinoco posee a lo largo de su curso muchísimas rocas muy características de la región, como suele suceder el transporte se retrasó un par de horas para luego finalmente salir hacia el destino final.

 

Puerto de Samariapo se puede ver uno de los militares supervisando todo y más que nada a los extranjeros.

Puerto de Samariapo se puede ver uno de los militares supervisando todo y más que nada a los extranjeros.

 

Llegamos a San Fernando de Atabapo  36 horas después de nuestra salida de Buenos Aires y allí nos estaba esperando Saúl,  para alojarnos en su posada y brindarnos toda su ayuda para nuestras excursiones mostrándose muy interesado. Saúl ya había participado en algunos documentales de alemanes y de japoneses en la zona, conociendo también a los primeros recolectores del Uaru Fernandezyepezi. Un valor muy importante que nos aportó muchísimo.

 

 “El Morichal”, primer biotopo visitado

FOTO 5 A

Apenas llegamos luego de la Bienvenida de Saúl y de degustar unos pescados hervidos en una sopa muy sabrosa característica de las comunidades Kurripako en la cual había algunos Cichla sp, Geophagus sp, entre otros, salimos a un biotopo muy particular y no muy lejos de donde nos encontrábamos: el Morichal, en este caso el lugar se llamaba Morichal “El Pozo”.

Sopa de pescado de los Kurripako.

Sopa de pescado de los Kurripako.

 

El Morichal palabra utilizada por los lugareños por ser un biotopo donde abundan las palmas del Moriche y que necesitan tener las raíces sumergidas en la temporada de lluvias o muy húmedas en la temporada seca.

Otra imagen del morichal, se puede ver como fluye el agua entre las hojas de palmas

Otra imagen del morichal, se puede ver como fluye el agua entre las hojas de palmas

 

En este biotopo se encuentran casi las mismas especies que en las aguas negras  siendo el agua muy pura y ácida pero prácticamente transparente, en este caso plagada de tetras, incluyendo neones y muchísimos otros peces de acuario.

Los parámetros en este biotopo el 6 de noviembre de 2012 eran de:

Ubicación: 3°59’15.20″N  67°38’19.24″W

Temperatura: 26,1°C

Agua Clara: totalmente transparente.

PH: 4,35.-

Conductividad: 6us

Compuestos nitrogenados: (0 NH3/Nh4), 0 NO2, 0 NO3)

Fondo: Arenoso en zonas de mayor corriente y en remansos lecho de hojas.

Lo que nos sorprendió de este lugar es su belleza,  es un acuario natural y del cual pudimos filmar a varias especies en su ambiente y tomar nota de cómo viven. Es increíble ver como un cardumen de Neones (p. axelrodi) entremezclados con Pistrella sp.  se desplazan por el lecho de hojas esquivando diferentes tipos de depredadores, buscando lugares sombreados y resguardándose entre hojas y raíces.

Aquí Alfredo con el equipo de filmación subacuático. Hay filmaciones de este mundo subacuático en www.wildfishaquarium.com

Aquí Alfredo con el equipo de filmación subacuático. Hay filmaciones de este mundo subacuático en www.wildfishaquarium.com

 

Algunos  habitantes del Morichal que acompañan a los P. axelrodi:

Algunas especies más que vimos en el Morichal son: Hyphessobrycon axelrodi , Pistrella sp., Copella sp  ( quizás C. meinkeni ), Hoplias sp, Chaetobranchus sp, Acaronia sp, Heros Severus en gran cantidad, Apistogrammas sp, Cichla sp., diferentes Crenicichla sp., Leporinus fridereci, muchísimos Iguanodectes sipirulus que con el solo hecho de pescarlos y sacarlos fuera del agua morían estresados igualmente fueron aprovechados por Nelson nuestro guía de la comunidad Kurripako que los comía fritos.

Aquí algunas imágenes que fueros tomadas en forma subacuática:

Un hermoso pequeño cardumen de Neones cardenales (Hyphessobrycon axelrodi)

Un hermoso pequeño cardumen de Neones cardenales (Hyphessobrycon axelrodi)

 

Esta foto es una postal de la gran cantidad de peces de acuario viviendo en este hermoso biotopo, aquí  vemos: Mesoauta insignis, Hyphessobrycon axelrodi, Heros Severum, Satanoperca sp. quizás daemon todos sobre un lecho de hojas.

Esta foto es una postal de la gran cantidad de peces de acuario viviendo en este hermoso biotopo, aquí vemos: Mesoauta insignis, Hyphessobrycon axelrodi, Heros Severum, Satanoperca sp. quizás daemon todos sobre un lecho de hojas.

Aquí un neon cardenal rodeado de tetras Pistrella sp.  Los puedes ver, son aproximadamente 9 . Un ejemplo del camuflaje de estos tetras.

Aquí un neon cardenal rodeado de tetras Pistrella sp. Los puedes ver, son aproximadamente 9 . Un ejemplo del camuflaje de estos tetras.

Aquí un grupo de neones con un Hoplias sp, al acecho, a solo unos 40 cms. de distancia.

Aquí un grupo de neones con un Hoplias sp, al acecho, a solo unos 40 cms. de distancia.

 

Cuando llegamos a la posada de Saúl, él nos había guardado unos peces que habían capturado los Kuripako para alimentarse y hubo uno que nos llamo la atención, algo no muy frecuente que mucho no se sabe de su biotopo: El Hoplarchus psittacus llamado entre los nativos “lora vieja”

Hoplarchus psittacus un hermoso cíclido que sólo lo pudimos ver muerto, capturado para alimento, muy parecido a los Uaru

Hermoso cíclido que sólo lo pudimos ver muerto, capturado para alimento, muy parecido a los Uaru

 

 

Nelson en su canoa construída con una sola pieza de un gran arbol ahuecado llevandonos por el Atabapo

Nelson en su canoa construída con una sola pieza de un gran arbol ahuecado llevandonos por el Atabapo

 

 

Partimos en la canoa “la Princesa” de Nelson nuestro guía pescador de peces ornamentales, que se había contactado con sus pares para ver dónde estaban pescando el escalar altum, llamados por ellos el escalar ya que no conocen otro tipo de escalar,  simplemente porque el único escalar de la región en varios cientos de kilómetros (o quizás más de mil) es el Pterophyllum altum.

Salimos a las 8 am del  7 de Noviembre de 2012, como primer destino teníamos la comunidad Tanurraya una comunidad de los nativos “Kurripako” bastante cercana al pueblo de San Fernando de Atabapo, las aguas estaban tan bajas que no llegamos hasta las cabañas aborígenes porque es normal que las Aldeas estén ubicadas a unos kilómetros de la costa porque existe la crecida del Río de varios kilómetros adentro de la selva en la temporada de lluvias , en este caso nos era muy difícil el acceso a la costa y además tendríamos que caminar unos 5 o 6 kilómetros  para llegar a la aldea pero luego de caminar aproximadamente un kilometro con el agua a las rodillas, así que decidimos no ir y ahí mismo nos dimos cuenta que la formas de pensar de Nelson eran muy distintas a las nuestras , para él era normal caminar dentro de la jungla unos 10 kilómetros en busca de algo (aldeas , alimento o algún campamento) ya que él no tenía problemas como los tiene el hombre blanco en cuanto a tiempos de regreso, vuelos que se pierden y gente que nos espera, para él no había horarios ni tiempos lo cual se manejaba de forma muy lenta y sin apuramientos.

Luego de decidir no parar en esa aldea ya que nos demoraría todo el día seguimos camino con la precaria canoa de Nelson, una canoa que era un tronco ahuecado, es decir una embarcación de una sola pieza. Navegando en esa embarcación estábamos adentrándonos varios kilómetros en el Río en busca de un pez que no era para nada fácil capturar según los aborígenes de la zona.

El Rio Atabapo en su principal curso presentaba un PH de 3,48, temperatura de unos 29,5°C en la superficie y una conductividad de 11us, de los compuestos nitrogenados olvídense, todo da cero.

 

Biotopo Agua Negra:

Camino a la Comunidad aborigen de Chaquitá, de donde es oriundo Nelson, paramos a pescar y documentar en un pequeño caño (nombre que se le da a un afluente o riacho)  que alimentaba al Gran Atabapo, este lugar  era un paraíso para cualquier acuarista o acuariófilo y no tenía nada que envidiarle a cualquier arrecife de coral, ya que era increíble la biodiversidad del lugar, miles de tetras entre ellos cardúmenes de incontables tetra neón (hyphessobrycon axelrodi) estaban por doquier, peces lápiz, cíclidos, apistos , aves, insectos, millares de árboles cuasi sumergidos , la verdad que era increíble.

Aquí pescamos muchísimas especies y los parámetros eran los siguientes:

PH: 3,48.-

Conductividad: 6us

Temperatura al medio día: 29,7°C.

Agua Negra con visibilidad.

Algunos Habitantes del Biotopo:

 

Luego de realizar varias filmaciones y tomar notas de todo lo posible decidimos acercarnos a la comunidad Chaquitá para conseguir más datos de dónde estaría el altum.

Al llegar a la comunidad ubicada en N03° 44´10,2” ; W067° 34´20,0” nos recibió el padre de Nelson de una forma muy amable y nos ayudó a averiguar hacia dónde habían ido los pescadores de la aldea en busca del escalar Altum, lo cual fue sorprendente ya que estaban muy lejos y no nos alcanzaría el combustible para llegar hasta allí aquí surgiría el primer inconveniente, Nelson no sabía dónde podríamos pescar el Altum porque estaba el río muy crecido para ello, se avecinaba una tormenta, casi no teníamos combustible y con la embarcación que teníamos iba a ser prácticamente imposible.

Por suerte la gente de la selva mantiene ciertos valores inalterables y luego de hablar con ellos contándoles nuestro problema con el combustible hicieron todo lo posible para ayudarnos dejándonos algo de sus reservas que mantenían almacenado para que podamos llegar allí, luego de que el capitán de la aldea nos de su permiso para pescar en su río y de recolectar un poco más de información emprendimos el viaje de ida el cual culminaría alrededor de las 21 horas justo el horario ideal para comenzar los preparativos de la noche y enfrentar la pesca del Altum.

En el camino nos encontramos con los pescadores asentados en un campamento con sus niños y mujeres, algo que nos llamo positivamente la atención, observando que siempre se mantiene la familia unida , es increíble ver niños de 3 o 4 años jugando en pleno campamento a orillas del río con sus familiares a altas horas de la noche .

Estos nos informaron que estaba imposible pescar escalares Altum porque había llovido mucho y con el río crecido ya estarían muy dispersos y no se podrían ver, lo cual fue un golpe muy duro hacia nosotros, luego de navegar durante unas 3 horas más de lo planeado  y escuchar semejante mala noticia. Para colmo se avecinaba una importante tormenta que cada vez estaba más cerca (en el amazonas las tormentas se pueden ver a varios kilómetros de distancia) y habría que actuar rápido.

No obstante decidimos intentar pescar el escalar y aunque pudimos pescar varios peces, nada del Altum por ende emprendimos el regreso.

Como retribución a los nativos ayudamos a una familia a volver a la comunidad antes de que comiencen las lluvias. Todo el viaje extra desde la comunidad Chaquitá hasta este punto había sido en vano pero siempre hay que ver el lado positivo, lo que nos habían enseñado los nativos en cuanto a la convivencia, educación y solidaridad nunca lo olvidaremos.

Familia Kurripako  que acercamos a su comunidad.

Familia Kurripako que acercamos a su comunidad.

 

Algunos peces de esa noche:

Hermoso ejemplar de Dekeyseria sp.

Hermoso ejemplar de Dekeyseria sp.

 

Acaronia vultuosa

Acaronia vultuosa

 

El escurridizo Biotodma sp, quizás algún B. wavrini

El escurridizo Biotodma sp, quizás algún B. wavrini

 

Boulengerella lateristriga, (el aguja, llamado por los locales Picua. Mesoauta insignis debajo. A la derecha unos alevines de Cichla sp. .

Boulengerella lateristriga, (el aguja, llamado por los locales Picua. Mesoauta insignis debajo. A la derecha unos alevines de Cichla sp. .

 

Satanoperca daemon

Satanoperca daemon

 

Luego de dejar a la familia de Kurripakos en la comunidad y tratando de ganarle a la inminente lluvia emprendimos el regreso hasta San Fernando de Atabapo. Ya estábamos muy cansados, habíamos pescado durante el día y durante algunas horas a la noche, el alimento escaseaba y estábamos muy desgastados  y sin el Altum. Pero lamentablemente eso no sería lo peor…

Luego de dejar a la familia Kuripako en su aldea y siendo las 2 de la mañana nos interceptó una tormenta eléctrica con muchísima lluvia. En pleno río adentro a 3 horas del pueblo más cercano la canoa comenzó a inundarse de una manera muy veloz, prácticamente no veía a Nelson ni a Alfredo ya que ellos estaban en la punta de la embarcación, comenzamos a sacar agua con bidones cortados en forma de baldes pero era tal la lluvia y el viento que la canoa comenzó a colapsar y nosotros sin chalecos salvavidas entre las 2 y 3 de la mañana en medio del Atabapo,   teníamos que resolver y tomar una decisión ahí mismo , Nelson ya no sabía que hacer y estaba muy nervioso. Que nos quedaba a nosotros si nuestro guía aborigen de la zona estaba nervioso! La verdad que el río comenzó a ser innavegable y un naufragio en medio de este era inminente, no solo pensábamos en que era posible perder el equipo de filmación con todo su contenido sino que ya pensábamos en salvar nuestras vidas.

La lluvia nos tiro hacia una margen del río y ahí Nelson recordó que podríamos buscar refugio en  otra comunidad Kurripako de la zona, pero el problema es que estaba del margen de enfrente del río y a una media hora de navegación (pensábamos).  Nelson estaba temblando de frío y ya no podía ni hablar.

Por suerte tenía un abrigo extra en mi mochila y pude ayudarlo pero teníamos que tomar la decisión urgente ya que llevábamos muchas horas luchando con la tormenta y sin alimentos completamente cansados y con nuestras vidas en peligro.

En un momento decimos cruzar igual el río preparando los equipos para que no se mojen y trabajando entre todos para que no se inunde la canoa con la lluvia. Así comenzamos a cruzar pero la corriente hacía que el motor trabaje mucho más de lo previsto y pareció eterno cruzar el Atabapo esa noche de tormenta. Algo que normalmente lleva 15 minutos nos tomó casi una hora ya que íbamos en contra de la corriente con unos 20 cm de agua dentro de la canoa, pero por fin lo logramos llegando a la costa para poder pisar tierra. Igualmente esto no es todo recién llegamos a tierra pero faltarían unos 5 kilómetros más para llegar a la aldea a pie. Subimos la canoa a unos 20 metros del margen del Rio a un lugar alto y emprendimos el viaje caminando hacia la aldea rogando que tengan algo caliente para combatir el cansancio y el frio que teníamos,  también pensando en un techo , ya no podía mojarme más, era inaguantable no se podía soportar el frío ni el cansancio la jungla estaba a punto de vencernos pero por suerte luego de caminar por 5 kilómetros a través de la vegetación por un sendero de los locales y con bolsos con equipos con unos 25 kilogramos cada uno llegamos, no recuerdo haber llegado al límite en ninguno de mis otros viajes, pero llegamos.

Llegando así a la comunidad completamente temblando de frío, muy hambrientos y con un desgaste importante.

Gracias a la generosidad de un aldeano de la comunidad que nos acobijó en su casa, nos preparó una bebida caliente a base de cacao que resultó de mucha ayuda para el frío causado por la gran tormenta que nos había empapado y pudimos reponernos.

 

Completamente desgastado pero por suerte los habitantes de la selva nos ayudaron, aquí en el centro de la casa junto a Moisés con el fuego detrás y bebiendo cacao caliente.

Completamente desgastado pero por suerte los habitantes de la selva nos ayudaron, aquí en el centro de la casa junto a Moisés con el fuego detrás y bebiendo cacao caliente.

 

Luego de beber esta especie de chocolatada pero a base de agua y cacao, Moisés el dueño de casa y aborigen Kurripako, nos comentaba que en la temporada seca se dedicaba a pescar peces Ornamentales más que nada Cuchas (así se las llama a los loricáridos ) Cardenales y altums y que su hermano antes de ayer había pescado unos escalares que ya los habían mandado a Colombia, mas precisamente a  Puerto Inírida. Esto es muy normal en la región, ya que en Venezuela el régimen Chavista prohibió el comercio de los peces ornamentales , estos se llevan de contrabando por el río al lado colombiano donde serán acopiados en Puerto Inírida para luego llevarlos a Bogotá y finalmente repartirlos por el mundo principalmente EEUU, Japón y Alemania.

Nuestras caras se transformaron ya que esta noticia volvía a esperanzarnos de pescar algunos en pleno biotopo y aunque estábamos con poca confianza por la crecida del río decidimos consultarle a Moisés si el lugar ese estaba lejos de allí y si era factible echar un vistazo.

Nos dijo que se encontraba a unos 40 minutos de navegación pero con la lluvia de ese día iba a estar difícil que pesquemos muchos. El pensaba que queríamos pescar un lote de varias decenas de animales y cuando entendió que sólo queríamos fotografiarlos y pescar unos pocos para poder verlos nos aseguró que sin dudas no nos vendríamos con las manos vacías y sin más para hablar volvimos a salir apenas paró la lluvia dejando varias cosas en la aldea para luego volver por ellas.

Así fue como nos dirigimos al caño Nicuá un afluente del Atabapo ubicado en N 03° 47´12,9” W067° 37´39,2” a unos 96,4 metros sobre el nivel del mar y entre algunos peces pencil (Nannostomus sp), Mesoauta insignis y alguna tortuga con fuertes mandíbulas pudimos capturar esto:

Los Colores rojos se destacan en casi todos los peces del Atabapo. Los pares del P. altum en el Río Orinoco no poseen estos rojos tan intensos

Los Colores rojos se destacan en casi todos los peces del Atabapo. Los pares del P. altum en el Río Orinoco no poseen estos rojos tan intensos

 

Este escalar estaba durmiendo entre muchas ramas y plantas terrestres (palmeras) donde lo divisó Moisés y lo pesco con la técnica de la linterna, descripta en el artículo de pesca del Discus Heckel y también en el de Pescando en Colombia. (www.wilfishaquarium.com)

Observar el tamaño descomunal de un P. altum adulto.

Observar el tamaño descomunal de un P. altum adulto.

 

Los parámetros principales no variaron del biotopo que habíamos visitado en el día siendo estos de:

Agua: Negra sin corriente.

Bosque hundido.

PH: 3,52

Conductividad: 6us

Temperatura del agua en superficie: 29°C

Otros peces: Cardenales, tetras varios, Mesoauta insignis, Tortuga arraú o del Orinoco,

 

Por fin! habíamos logrado el objetivo luego de tanto sacrificio y tantas horas de viaje, no lo podíamos creer , comenzamos a gritar de alegría con las últimas fuerzas que nos quedaban pero todo festejo era muy simplificado ya que la tormenta comenzaría nuevamente cayendo sobre nosotros y nuestra canoa teniendo que regresar muy rápidamente a la casa de Mosiés donde por fin descansaríamos un poco entre anécdotas de los lugareños y una rica cena en horario de desayuno! que nos prepararía la esposa de Moisés y que consistía en pescado frito que habíamos pescado cerca de la comunidad de Chaquitá y así pudimos degustar algún Cichla sp de buen tamaño , Mesoauta insgnis también Chaetosoma sp. y algún Geophagus sp.  los cuales eran muy sabrosos.

Mujer Kurripako preparando un Cichla sp. para nuestra cena casi amaneciendo.

Mujer Kurripako preparando un Cichla sp. para nuestra cena casi amaneciendo.

 

Tortuga del Orinoco o arraú (Podocnemis expansa), capturada junto a los altum. Un depredador muy peligroso para los pescadores también, aunque aquí sería utilizado para su cena.

Tortuga del Orinoco o arraú (Podocnemis expansa), capturada junto a los altum. Un depredador muy peligroso para los pescadores también, aunque aquí sería utilizado para su cena.

 

Cabaña de Moisés donde fuimos atendidos de excelente manera, le estaremos siempre agradecidos.

Cabaña de Moisés donde fuimos atendidos de excelente manera, le estaremos siempre agradecidos.

 

En esta podemos ver la extensión de sus aletas y detalle importante: el color del agua que sobre un fondo de plástico blanco se puede ver el color de la misma. Increíblemente negra.

En esta podemos ver la extensión de sus aletas y detalle importante: el color del agua que sobre un fondo de plástico blanco se puede ver el color de la misma. Increíblemente negra.

 

Como depredador esta la “Payara”(Hydrolycus armatus) un pez muy agresivo con enormes dientes aunque esta en aguas con corriente y profundas se adentra en la selva también, es la de mayor tamaño en esta foto.

Como depredador esta la “Payara”(Hydrolycus armatus) un pez muy agresivo con enormes dientes aunque esta en aguas con corriente y profundas se adentra en la selva también, es la de mayor tamaño en esta foto.

 

Mientras Nelson cocinaba el desayuno cena y de reponernos un poco pudimos tener una charla con Moisés, nuestro gran anfitrión sobre como es la pesca del P. altum a nivel económico para la comunidad algo importante en la temporada seca ya que les genera un ingreso considerable. Si bien en www.wildfishaquarium.com  o en el canal wildfishaquarium de youtube está la entrevista completa en video, la transcribo aquí simplificada:

Wildfishaquarium: Cuanto Dinero reciben por cada altum que pescan?

Moisés: Depende de cuantos saque.

WFA: Depende de la cantidad?  y si sacan 50 que es lo habitual?

M: 5000 pesos colombianos cada uno (unos 2,80- dólares estadounidenses )

WFA: Luego los llevan a Colombia?
M: Si, a Inírida.

WFA: Es fácil pescar 50?

M: Si, a veces se pueden pescar más pero no es difícil pescar 50. En un rato podemos sacar esa cantidad.

WFA: En un rato? Y donde los tienen? En redes dentro del río?

M: exacto!

WFA: Que otros peces pescan también?

M: Ronrona , Cuchas,  rayas, Mataguaro, viejas lora (varios geophagus y viejita son los apistos), Guaracucitos.

WFA: Neones cardenales?

M: También,  mi sobrino ahora va a pescar cuchitas. (loricáridos).

 

Aquí les dejo una pequeña reseña del significado de algunos nombres:

Ronrona (Uaru Fernandezyepezi)

Cucha (loricáridos del atabapo)

Rayas : generalmente son las motoro (Potamotrygon motoro) y especialmente la “Guacamaya” (Potamotrygon schroederi) que es prácticamente amarilla y pagan unos 50mil colombianos por cada una aprox 28USD.

Mataguaro (estos son las Crenicichla sp.)

Viejas lora (varios geophagus , los viejita son los Apitogramma sp.)

 

Conclusión:

Como siempre cada viaje de pesca nos deja en la balanza muchas cosas positivas y otras no tanto, pero siempre son para sumar conocimiento y seguir en la senda del aprendizaje.

Es increíble el lugar de donde provienen los Scalares altum, la inaccesibilidad de su biotopo,  como llegan a nuestros acuarios luego de pasar por muchas manos desde lugares impensados  y sin fronteras ya que muchos de ellos provienen de Venezuela  para luego acopiarlos en Colombia de donde se distribuirán por todo el Mundo. La gran cantidad de personas que depende de su pesca es un factor muy importante siendo un sustento considerable en las comunidades naturales de la región junto a algunos cultivos o recolección de determinados productos en el interior de la selva.

Viendo  los parámetros de su hábitat creo oportuno mencionar lo difícil de reproducir estos en un medio cerrado como es el acuario, siendo un agua muy extrema inclusive más aún que la del Discus heckel en el Rio Negro del Amazonas Brasilero.

Cabe destacar el tamaño de este pez en su estado adulto, la verdad que nos sorprendió  siendo necesarios acuarios muy altos para su completo desarrollo, creo yo, acuarios de no menos 70cm. de altura.

El escalar altum del Río Atabapo vive en un paraíso para cualquier amante de la naturaleza ni que hablar de un apasionado por los peces ornamentales, el entorno maravilloso de su biotopo con esas rocas redondeadas por la erosión del agua negra y muy ácida lo hace único  dentro del mundo de los escalares,  siendo óptimo para aquellos experimentados y exquisitos amantes de los peces ornamentales.

Espero que hayan gustado de esta nueva aventura que no será la última…

 

Jorge Marcelo Fernandez

 

 

Agradecimientos:

Son muchas las personas que debo agradecer, entre ellos mi familia por aguantar a este loco de los peces, a mi amigo y compañero de viajes de pesca Alfredo, a Perico que me cubre en mi ausencia, pero esta vez quiero agradecer a Virgilio y Saúl que me han ayudado mucho en este viaje abriéndonos sus puertas para lo que necesitemos y a los habitantes de las distintas comunidades Kurripako que nos han permitido pescar en sus ríos y fotografiarlos.

 

Bibliografía:

Disus Book 1 y Discusbook 2 de Heiko Bleher.

 

 

 

15 Comentarios

  1. Gracias por todas lãs informações,mui preciso e correto.

  2. Kenneth S. Kennedy

    Thank you for all the information especially

    “Rio Atabapo its main course had a PH of 3.48, Midday temperature: 29.7 ° C.”

    “In this we can see the extent of their fins and important detail: water color on a white plastic background you can see the color of it. Incredibly black.”

    “The red colors stand out in almost every Atabapo fish. The pairs of P. in the Rio Orinoco altum do not have these red so intense”

  3. Hola, me parece muy interesante su articulo sobre los Atabapo Altums, siempre me han interesado, y el articulo recoge todo lo necesario sobre estos increibles peces. Queria saber si sabe de algun distribuidor que los venda en Florida, o en otro estado de E.U.A, pues quisiera adquirir algunos, cualquier informacion que me pueda brindar se lo agradecere. Gracias

    • Hola Roberto, Desde ya muchas gracias por su apreciación respecto al artículo.
      No se quien pudiera venderlos pero seguramente se consigan en Florida, EEUU es uno de los principales importadores de esos peces.
      Si logras conseguirlos enviame unas fotos!!
      saludos desde Argentina.
      Marcelo

  4. Hello
    Do you ship to the uk?
    regards
    Rob Johnston

  5. Hello,

    First I wanted to thank you for posting this great write up. Your research is a great thing to share with the fishkeeping community. These angelfish are beautiful and seeing their natural habitat is amazing.

    I wanted to contact you because I also found someone stealing your content to use in advertisements on facebook. They have stolen videos from me too. If you get in touch with me via email I will help you to file a copyright claim against them on facebook to have your content taken down. They are profiting from your work without your permission.

  6. Hola, soy de Argentina, la verdad no los conocìa y el blog es excelente. Quisiera contactarlos de alguna forma. Y si quieren venir a hacer un viajecito por Corrientes, invitados!!

  7. Muy interesante, estos peces viven en PH muy bajos, no entiendo el sentido de mantenerlos en acuarios con PH de 6.5 e incluso de 7 o peor aún en aguas alcalinas, es obvio que lo único que estamos haciendo en darle menos tiempo de vida a estas hermosas especies al no respetar su biotopo de origen.

    Muchas gracias por tan valiosa información, ojal puedan compartir más de ella en estos espacios.

    • Hola Edgar, Seguro que sufren en ph altos, pero solo es por un reducido tiempo hasta que se estabilice el sistema, sino puede ser peor y morir mas rápido si el sistema no esta maduro como corresponde. El tema filtrado y bacterias es fundamental y debe estar muy maduro para esos PH tan ácidos.

  8. Que buen articulo acabo de llegar la semana pasada de un viaje al atabapo y conoci los altum en estado silvestre, un una gran cantidad de loricaridos. El viaje en Colombia es mucho mas facil. Bogota – Puerto Inirida, vuelos todos los dias, 1 hora de vuelo. Aerolinea: Satena, costo: 600.000 pesos colombianos ida y vuelta por persona (puede ser mas economico si se compra con tiempo) equivale a unos 200 dolares. en Puerto Inirida pagas por una visita en lancha que se demora unas 2 horas hasta el biotopo del altum en el atabapo remontando su desembocadura. Contacto recomendado, sr. Mauricio en hotel Toninas de Puerto Inirida, el te puede hacer toda la gestion. Nosotros pagamos 600.000 pesos (U$. 200) que incluyo salida desde Pto Inirida 7 am, una lancha que nos llevo hasta el altum con un guia local muy conocedor de peces, todo el dia careteando con los peces del atabapo y algunas lagunas cercanas, hicimos una inmersion nocturna para verlos mas cerca dormidos, acampamos en la playa del Atabapo y nos devolvimos a pto. Inirida al dia siguiente y estabamos a medio dia, todo excelente. el plan fue para dos personas pero me imagino que un grupo mas grande puede ser mas economico.

  9. Hola, saludos desde Venezuela.

    Han planeado visitar de nuevo a Atabapo o alguna otra parte de Venezuela? Como lograron contactarse con Saul y Nelson? Quisiera ir algún dia a Atabapo, o al menos a Puerto Ayacucho, pero la verdad es que manejar la logística acá es bastante complicado.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll To Top